Templates by BIGtheme NET

Discurso de Orden de La Ing. Franca Ribaldi Langella, Presidente del Consejo Superior, Pronunciado en Sesión Especial de la Camara Municipal de San Diego, en Conmemoración de los 20 Años de la Universidad José Antonio Páez

Campus, 06/10/2017

Este Jueves se celebro en nuestro campús, Conmemoración de los 20 Años de la Universidad José Antonio Páez, Pronunciado en Sesión Especial de la Camara  Municipal San Diego.

A continuación Palabras de la Ing. Franca Ribaldi

Deseo expresar mi agradecimiento sincero al concejal Vicente Scarano Monticelli, Presidente y demás integrantes de la Cámara del Municipio San Diego, Concejales: Antonio Aure, , Vicepresidente, Carmen Hernández, Jesús Muscarnieri, Ronald González, Ángel Luna, Abg. Luis Saavedra, Secretario, a la Alcaldesa Rosa Brandonisio de Scarano, a los integrantes del Consejo Superior:  Dr. Rubén Pérez Silva, expresidente del Consejo Superior y miembro vitalicio, Ing. Pedro Vivas González, Vicepresidente,  los vocales Abg. Leonel Pérez Méndez, Dr. Elis Mercado Matute, Abg. María Concepción Mulino,  Dr. José David Ribaldi Benigno, Ing. Enrique Vivas Vivas, Ing. Inés González de Salma,  a la Dra. Haydee Páez, Rectora, a los Decanos, Directores, Coordinadores, Profesores, estudiantes, amigos todos, por hacer suya la celebración de los 20 años de la fundación de  la Universidad José Antonio Páez.

Esta Universidad es de todos, ella nació en el verde valle de San Diego, rodeada de sus hermosos cerros, hoy  ya está sembrada en este hermoso valle  formando  parte  de ese paisaje que día a día pueden observar todos los que transitan por la vía que nos trae a la Universidad, Universidad que está incrustada en el corazón de los Sandieganos, como igual lo está en el de los venezolanos pues a ella han llegado estudiantes de todos los estados del país, a cursar  la carrera que un día seleccionaron como de su preferencia, muchos se han graduado otros lo harán en un futuro cercano, otros se han ido sin culminar su carrera.

Nuestra relación con la Alcaldía cada día se hace más sólida, tenemos un representante Prof. Omar Figueredo que se incorpora semanalmente, o cuando le es solicitado, a las sesiones de trabajo, nuestros estudiantes son aceptados para hacer o bien su servicio comunitario o bien para hacer la pasantía que se les requiere en nuestros planes de estudios. Así mismo entre los becarios de nuestra institución contamos con empleados de esta Alcaldía a quienes por convenio se les ha otorgado beca para realizar sus estudios. Seguros estamos que cada día su institución y la nuestra trabajaremos en conjunto para hacer de este Municipio ejemplo de compromiso, responsabilidad y progreso.

La presencia de la Universidad José Antonio Páez en el Municipio San Diego ha permitido que tanto la Comunidad, como los estudiantes se beneficien. Si es cierto que afectó grandemente la vialidad, el comercio, las residencias, pero siempre en Pro de nuestra querida ciudad haciéndola más moderna, mas cosmopolita, un Municipio Universitario.

Al hacer un balance de esta corta historia de la UNIVERSIDAD JOSÉ ANTONIO PÁEZ, debo afirmar con orgullo y mucha satisfacción, que las fortalezas  son mucho mayores que las debilidades, es decir sus activos son mayores que sus pasivos, de allí que hoy ella es una institución de calidad, sólida y saludable.  Si bien es cierto que en estos años hemos pasado por cañadas muy oscuras, la mística, el empeño, la responsabilidad y el compromiso con los estudiantes nos ha llevado a mantenernos firmes para saber capotear el temporal por donde, al igual que otras instituciones, nos ha tocado transitar.

Como toda organización privada, la UJAP se  nutre de sus propios ingresos, los cuales como saben provienen de la cancelación de la matrícula de los estudiantes. Lamentablemente, en estos últimos años esa matricula se ha reducido en un porcentaje bastante alto, aproximadamente un 30% por los motivos conocidos por todos los venezolanos: merma en los ingresos familiares, pérdida de empleos de los padres o de los estudiantes que trabajan, abandono del país de muchos jóvenes que se van buscando mejores oportunidades en otros países. Sin embargo, la Universidad, con todas las dificultades ha asumido esas pérdidas y se ha mantenido para aquellos que han decidido quedarse. Aquí estamos, celebrando y compartiendo con ustedes nuestra alegría de estos 20 años de existencia de la querida UJAP.

A mi memoria llegan los recuerdos de nuestros inicios, no fueron fáciles, pero todo nuestro hacer estaba impregnado de optimismo y seguridad de que todo saldría bien. Cuando la institución cumplió 10 años de su apertura, en el discurso que me tocó pronunciar, hablé de estos inicios comparándolo con un cuadro en blanco y negro, con esos dos colores identificaba las muchas dificultades por las que tuvimos que transitar, y en la medida en que se iban viendo los logros ese cuadro se iba llenando de color, colores vivos, brillantes y consistentes que le daban vida a nuestra Alma Mater. Hoy esos colores están vivos, y a ellos se les une el color de la experiencia, el color del esfuerzo compartido,  el color del mayor compromiso y responsabilidad que nos permiten hacerle frente a las grandes dificultades por las que atravesamos todos los venezolanos.

Fue una experiencia maravillosa la que nos tocó vivir, era luchar y trabajar para ver donde se ubicaría a la Universidad, fue tocar y tocar puertas sin recibir la respuesta que deseábamos oír, hasta que por fin encontramos y contratamos un galpón, que fungía como estacionamiento, para construir las instalaciones provisionales de la Universidad, eso fue como todos deben recordar en la Urbanización los Sauces en Valencia, fue en esas edificaciones donde en el primer semestre de 1998 iniciaron sus estudios profesionales 342 estudiantes, quienes hoy en su mayoría soy excelentes ingenieros industriales, civiles, en computación, electrónica, administradores, contadores, relacionistas industriales y educadores. También tarea ardua fue buscar y contratar los primeros profesores que dictarían los cursos introductorios de las 8 carreras que nos habían sido aprobadas por la Oficina de Planificación del Sector Universitario, pero igualmente era contratar a los profesores para el primer semestre de esas ocho carrera, para lo cual se necesitaba estudiar las credenciales de todos los aspirantes que deseaban ingresar a la universidad.  Solo éramos 6 personas quienes tuvimos  esa  inmensa responsabilidad de revisar credenciales,  diseñar los baremos que se requerían para ello, redactar reglamentos, normas y procedimientos necesarios para llevar adelante las primeras inscripciones, elaborar los horarios de clase, preparar el material que se repartiría en los cursos introductorios, fue revisar los proyectos de las  carreras aprobadas con la finalidad de actualizarlas, habían pasado 8 años para su aprobación,  Es decir, era llevar a la práctica, a la realidad, una universidad que estaba escrita en un papel.

Creo necesario y justo traer hoy aquí el nombre de esas seis personas responsables  de montar todo este andamiaje, la mayoría de ellos ya no están físicamente en la UJAP, pero sé que la conservan intacta en sus corazones ya que ella formó y continúa formando parte de sus vidas. Esas personas hoy las traigo a mi recuerdo y donde estén están compartiendo este momento conmigo: Profesor Pedro Vivas, Rector Fundador de la UJAP,  Profesor Jaime Font Cardona, primer Vicerrector Académico, Profesora María Auxiliadora Bocaney, primera Vicerrectora Administrativa, Profesor José Gómez Zamudio, Coordinador de los Proyectos Académicos introducidos en la OPSU y  segundo Vicerrector Académico, Profesor Antonio Avellán, primer Director General de Investigación, y mi persona Profesora Franca Ribaldi Langella,  Rectora durante dos periodos. Veníamos todos de jubilarnos de la Universidad de Carabobo, salvo el profesor Gómez que para ese entonces todavía era profesor activo de la Universidad Pedagógica en Maracay. Más tarde a este equipo se unió la Profesora Miriam Hernández Rivas, quien fue nombrada como primera Secretaria de la Institución, ella vino de Maracay como profesora jubilada de la Universidad Pedagógica Libertador. Posteriormente, se unió al equipo el Prof. Eneas Valdivieso, como Director de Estudios Básicos.

El crecimiento fue acelerado, por lo que tuvimos que iniciar rápidamente la construcción de la sede definitiva, misión difícil pues no había terrenos educativos con áreas lo suficientemente grande para albergar una universidad.  Sólo en San Diego,  conseguimos un terreno educativo más grande y pudimos comprar uno anexo  para áreas deportivas y culturales, que lo incorporamos al primero y allí se inició el proyecto  y su pronta construcción. Posteriormente, se adquirió otro terreno de 7 has para rectorado, gastronomía, Arquitectura y áreas deportivas.

Con estas autoridades nos tocó iniciar y culminar el primer edificio que dio piso propio a la UNIVERSIDAD JOSÉ ANTONIO PÁEZ, a él nos mudamos en el año 2002.

Y así continuó el crecimiento de la UJAP hasta ver culminados todos sus edificios de la primera etapa que conforman el hermoso campus universitario que día a día nos recibe y que espera que cada uno de nosotros le demos lo mejor que podamos ofrecerle para continuar dando al Municipio, a la región y al país la mejor salvia que de ella pueda egresar. Con este crecimiento empiezan a ingresar profesionales reconocidos como la Profesora Inés González de Salama, de gran trayectoria en la Universidad de Carabobo. La profesora Salama se desempeñó al ingresar a la Páez  como Decana de la Facultad de Ingeniería, luego fue nombrada  Vicerrectora Académica  y más tarde fue designada  Rectora de la UJAP, cargo que desempeñó durante dos periodos, la profesora Katerina Slujssar, también jubilada de la Universidad de Carabobo, fue nombrada Secretaria de nuestra institución.  A la profesora Salama la sucedió en el cargo la profesora Marlene Robles de Rodríguez, quien venía de desempeñarse como Decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UJAP, la profesora Ángela de Hernández fue nombrada Vicerrectora Académica, el profesor Julián Gutiérrez se le nombró Vicerrector Administrativo y a la Ing. María Beatriz Serrano, Secretaria, posteriormente se nombró al Profesor Octavio Criollo, Secretario, lamentablemente, el profesor Criollo nos dejó hace poco pero su recuerdo, profesionalismo y bonhomía permanece en nuestros corazones por ser tan excelente profesional y maravillosa persona.

Hoy, la UJAP cuenta en su cuadro de autoridades con la profesora y Dra. Haydee Páez, Rectora, ella es  profesora jubilada de la Universidad de Carabobo, con el profesor Teófilo Cordero, Vicerrector Académico y con la profesora Katerina Slujssar como Secretaria. Son muchos los hombres y mujeres que se han incorporado al cuadro de trabajo de la UJAP, ellos han dado su experiencia y profesionalismo para hacer de la institución lo que ella es hoy, nombrarlos a todos no es posible, nos llevaría mucho tiempo, pero llegue a cada uno nuestro reconocimiento y agradecimiento sincero por haber trabajado y ayudar a labrar lo que es la Universidad hoy en día. Igualmente, mi agradecimiento al personal administrativo y de apoyo.  Gracias,  que Dios los bendiga.

Amigos todos, no fue fácil llegar y mantenernos donde estamos y sé que tampoco es fácil la situación que hoy vive la universidad venezolana, y en especial la educación privada, no solo es el problema presupuestario el que debemos enfrentar para poder sostener a la institución, es también la dificultad para contratar docentes y sustituir los que con frecuencia dejan al país buscando seguridad, libertad y mejores condiciones de vida en otros países, tampoco es fácil mantener el equipamiento de los diferentes laboratorios que requieren la mayor parte de las carreras, equipamiento que debe ser adquirido a costos muy elevados por cuanto hay que traerlos del exterior, igualmente tampoco es fácil el mantenimiento que hay que darle a los equipos, esto cada día se hace más costoso y  difícil por no encontrar en el país ni siquiera lo indispensable para cumplir con las labores de mantenimiento preventivo.  Amigos todos, a pesar de todas esas trabas que tenemos que enfrentar,  aquí seguimos, con la misma mística con la que comenzamos, lo que un día fue un sueño hoy es la más hermosa realidad, a pesar de todos los vaivenes que nos ha tocado superar.

La Universidad José Antonio Páez, actualmente cuenta con 17 carreras de Pregrado, la matrícula actual es de 10.246 estudiantes y han egresado 15.709 profesionales, 10  Postgrados con  219 alumnos y graduados 560, el Centro de Extensión (CEUJAP) con Núcleos en Valencia, Caracas, Barquisimeto y Maracay, su matricula actual es de 67.000 estudiantes activos y graduados 52.000,  con más de 100 Diplomados que se imparten de forma presencial, semipresencial y a distancia, lo que ha permitido en este momento de crisis y por los altos costos formar profesionales tanto nacional como internacionalmente a través de nuestra plataforma virtual, gracias al Prof. Julián Gutiérrez de CEUJAP INTERNACIONAL y  a la Prof. María Eliana Quiñonez,  Directora General de Extensión  Servicio y Producción de la UJAP y CEUJAP.

Igualmente,  debo felicitar el inicio de cursos y Diplomados del Instituto de Desarrollo de Investigación y Tecnología (IDIT), el cual ha iniciado cursos en el área de Estructura en convenios con SCI, en Odontología y un Diplomado de Mantenimiento Industrial con la empresa Morrocel de laminados y empaques de San Juan de Los Morros a fin de formar sus profesionales. Gracias a su Director Prof. Donato Romanello y al Prof. Omar Figueredo, Asesor del Instituto y Asesor Académico de la Cámara Petrolera por la UJAP

Asimismo, agradezco al Prof. Jesús Blanco por los cursos de Apoyo a la Comunidad donde se forman los jóvenes en diferentes áreas para incorporarlos al mercado de trabajo, gracias a los convenios con alcaldías, asociaciones de vecinos, empresas, etc.

El arte no podemos dejarlo atrás  la Coordinación de Cultura a cargo de Pilar Taboada,  Prof. William Valera  y Migdalia Ávila,

Continuar hablando de la  UNIVERSIDAD JOSÉ ANTONIO PÁEZ es seguir recordando a quienes nos han acompañado en esta historia, y, como ya lo expresé, unos ya se han ido de este mundo pero continúan en nuestros recuerdos, otros se han marchado físicamente pero continúan con nosotros espiritualmente, tanto los unos como los otros dejaron sus huellas imborrables en la institución,  otros permanecen formando  con su hacer diario los profesionales que el país requiere para su desarrollo y progreso.

Si, el cuadro está pintado, más no terminado, es nuestra responsabilidad continuar dándole vida y color de acuerdo a nuestros tiempos, y de acuerdo a lo que deseamos dejarle a futuras generaciones: UNA UNIVERSIDAD SANA, PROGRESISTA, RESISTENTE A LOS EMBATES DEL TIEMPO Y SOBRE TODO UNA UNIVERSIDAD HUMANISTA TAL COMO ELLA FUE CONCEBIDA, DONDE CADA QUIEN QUE CONVIVE EN ELLA SE SIENTA EN SU PROPIA CASA COMPARTIENDO IDEAS Y NUTRIENDO DE CONOCIMIENTOS A LOS FUTUROS LIDERES DEL PAÍS.

El futuro nos espera con nuevas carreras, postgrados y extensiones de esta Gran Universidad, en donde el General José Antonio Páez, ha cambiado por pluma el cañón.